Entrevista a Fernando Rey, fundador de Bioprana.

Entrevista a Fernando Rey, fundador de Bioprana.

Bioga é o Clúster Tecnolóxico Empresarial Das Ciencias Da Vida

Bioprana es una empresa de reciente creación que ofrece soluciones ecológicas con microorganismos

Son varias las empresas gallegas que están apostando en los últimos tiempos por ofrecer a la industria y a los particulares alternativas ecológicas, y una de ellas es Bioprana, con sede en Pontevedra, tal y como explica Fernando Rey, fundador.

-¿Qué es Bioprana?

-Bioprana es una startup, una empresa muy joven en la que trabajamos con microorganismos, con bacterias naturales. Ofrecemos soluciones ecológicas a la industria y a la sociedad en general para el tratamiento o la valorización de los deshechos orgánicos. Nuestro mercado hoy está por toda Galicia, Asturias y Cataluña.

-¿Qué beneficios tienen las soluciones ecológicas?

-Creemos que tienen muchos. Por ejemplo, para el medio ambiente y para tener unos negocios más rentables y eficientes. Ayudamos a nuestros clientes a generar una economía más circular. Creo que con la bioeconomía todos salimos ganando, reducimos el impacto ambiental y además mejoramos la eficiencia. Trabajamos con productos naturales, respetuosos con el medio ambiente y ayudamos a depender menos de recursos químicos externos.

-¿Qué productos concretos destacaría?

-Tenemos dos líneas. Una enfocada en tema de ganadería y agricultura, es un cóctel de microorganismos que empleamos por ejemplo en el tratamiento de purines o fabricación de compostaje. Y otro, enfocado al hogar, un producto más reciente. Es un biodesatascador, que todos los que tengamos un fregadero, un baño, podremos desatascarlo con microorganismos, con un producto totalmente natural.

-¿En qué consiste ese tratamiento de purines?

-Hablando, por ejemplo, de ganadería, que es el sector más fuerte para nosotros, estamos ayudándoles en muchos factores. Les ayudamos a facilitar el manejo del propio purín, reduciendo los trabajos y los tiempos de agitado, ahorrando así tiempo, combustible y agua. Desde este momento ya están reduciendo por tanto el impacto ambiental. También les ayudamos a reducir los olores, lo que significa que también se reducen las emisiones de gases. Los clientes aprecian que reducen mucho la presencia de moscas, larvas en las fosas, etcétera. También les ayudamos a hacer sus negocios más rentables porque mejoramos mucho la calidad del purín, de este biofertilizante. Estamos inoculándole una riqueza microbiológica muy grande. Esto mejora las praderas y también se reduce el uso de fertilizantes.

«Vemos que está creciendo mucho la cultura de este tipo de productos»

El compostaje es una técnica que cada vez es más familiar, en Bioprana también trabajan con esto.

-¿Todo tipo de compostaje es válido?

-Nuestra intención es inculcar a la gente el hacer un buen compostaje, que la gente pueda tratar sus desechos orgánicos y que los valoricen, que los reutilicen. El compost si se gestiona bien tiene mucha más calidad.

-¿En qué momento se dieron cuenta de la necesidad de ofrecer soluciones ecológicas?

-Aquí hay dos puntos. En primer lugar el amor, amor que yo tengo a la naturaleza y al medio ambiente, estoy acostumbrado a que todo lo que tenía en el plato era natural, venía de la huerta de mis padres. Luego también tuve la oportunidad de viajar por otros países en los que veía que la cultura de aprovechar los recursos naturales, de utilizar microorganismos para mejorar y enriquecer los procesos naturales, estaban muy latentes. Vi que había esa carencia en nuestra sociedad. Así nació la empresa.

-¿Cómo fueron los inicios?

-Los principios, como casi todos, fueron duros. Sobre todo porque nosotros queríamos vender nuestros productos en agrotiendas, entonces a la hora de presentar nuestros productos lo que nos decían era que no vendían porque no tenían demanda. Tuvimos que ir directamente a vender estos productos al consumidor final, a las ganaderías, los viñedos, las huertas… A partir de ahí, ya en una segunda etapa, y gracias a los valiosísimos testimonios de los clientes, conseguimos introducirnos en las agrotiendas y comercializar el producto desde ahí. La conciencia ha cambiado mucho, vemos que está creciendo muchísimo la cultura de este tipo de productos, además nuestros clientes se sienten muy orgullosos de tener negocios más rentables y con menos impacto ambiental.

-¿Cuáles son sus objetivos ahora?

-El principal objetivo es seguir creciendo. Llegar al mayor número posible de ganaderías, viñeros, bares, particulares… Ayudarles a procesar y a reutilizar sus propios recursos naturales. También nuestra intención es crecer por España y extendernos a otros países. Queremos potenciar también el desatascador, lograr que todo aquel que quiera pueda adquirir su botella y utilizarla en sus hogares.

Sin comentarios

Publica un comentario