Los desechos orgánicos son valiosos

Los desechos orgánicos son valiosos

La pontevedresa Bioprana mejora los purines a través de una combinación de bacterias que consiguen más calidad mucho más rápido, menos olores y mejoras sanitarias; la firma trabaja ya en la aplicación de su sistema tanto en el compostaje de abonos orgánicos como incluso en los hogares

Noticia de La Voz de Galicia

TAMARA MONTERO 
REDACCIÓN / LA VOZ 19/08/2018 05:00 H

La clave está en tener el equipo adecuado. Que cada uno de sus miembros desarrolle su tarea coordinadamente. Que se complementen. Eso, un equipo bien cohesionado, es lo que ofrece Bioprana World a las aproximadamente 600 explotaciones ganaderas repartidas por el norte de la Península a las que da servicio. Todo comenzó con un viaje. Fernando Rey, fundador de esta empresa de base tecnológica radicada en Pontevedra, descubrió este sistema de gestión de desechos orgánicos y decidió cambiar las energías renovables por la biotecnología. En el 2012 nacía Bioprana World, una empresa que se asoció con el clúster biotecnológico de Galicia Bioga el año pasado y que se encuentra ya en fase de expansión.

El equipo bien engrasado de Bioprana no está formado por personas. Está formado por más de una treintena de cepas de levaduras, bacterias fototróficas y hongos de fermentación. En definitiva, por microorganismos que permiten gestionar mejor y de una forma más eficiente los purines que se generan en las explotaciones agroganaderas.

¿Cómo? De una forma muy sencilla. Tan solo hay que esparcir la combinación de microorganismos por el suelo en el que están los animales y dejarlo actuar. Esos microorganismos se alimentan del purín y aceleran su descomposición, con lo que madura muchísimo más rápido. Y esa digestión biológica acelerada tiene muchas ventajas. La primera, que facilita el manejo del purín. La textura habitual de estos desechos obliga a agitarlo durante mucho tiempo y trabajarlo para poder aplicarlo a los suelos. La digestión que hacen los microorganismos cambia la textura del purín para hacerlo mucho más manejable. «Pasamos de un purín con una parte líquida y otra sólida a una homogénea, como un gel», mucho más fácil de manejar, lo que ahorra tiempo y dinero».

Además, la solución de Bioprana reduce un 90 % los olores del purín, porque las bacterias hacen una fermentación acelerada, con lo que la descomposición no se produce por putrefacción, que es lo que genera olores. «Es una fermentación útil y aquí estamos empezando a hablar ya de calidad del purín», explica Fernando Rey. Porque la fermentación no solo reduce los olores, sino que gracias a la maduración acelerada los nutrientes están mucho más disponibles para que los absorba el suelo.

Así que con el paso de los meses, los suelos, que suelen tener una producción muy intensiva que deja carencias microbiológicas, se fortalecen. Se fortalecen porque el número de bacterias se ha ido incrementando mientras realizaban la fermentación de los desechos y esas bacterias permanecerán en el suelo y continuarán con su proceso natural.

Y finalmente, el uso de esta solución microbiológica, que tiene un coste de unos 80 euros mensuales por cada cien animales, mejora la sanidad de los animales. Las bacterias que se esparcen donde los animales están estabulados ya se reproducen rápidamente en los propios pasillos, con lo que eliminan y desplazan a los patógenos que podrían asentarse en ese espacio.

Nuevas vías de desarrollo

El sistema de Bioprana se puede aplicar a cualquier desecho biológico, siempre aplicando el protocolo adecuado, con lo que, a pesar de haber iniciado su andadura centrados en las explotaciones agroganaderas y la valorización del purín, ya trabajan en nuevas vías de negocio, entre las que se encuentran, por ejemplo, el uso de soluciones microbiológicas para el compostaje para hacer abonos orgánicos de alta calidad. «Como se está haciendo actualmente es tirando estiércoles y desechos orgánicos o de producción», explica Rey. Bioprana trabaja ya con varias bodegas en el diseño de una combinación de microorganismos para los viñedos, en los que es habitual usar los restos de producción como abono. «Esa materia no está compostada», con lo que los patógenos pueden colonizar los restos y también la planta. Haciendo compost de buena calidad y enriqueciéndolo con las bacterias, lo que se consigue es que se establezan en el suelo y desplacen posibles microorganismos perjudiciales para las plantas.

Otra de las vías en las que trabajan es la aplicación en los hogares. Estas bacterias son capaces de hacer el mismo trabajo desatascando fregaderos que sustancias muy agresivas como la sosa, que además continúa degradando allá por donde pasan y generando problemas en la depuración de las aguas. Las bacterias, sin embargo, también son capaces de ir colonizando esas zonas, con lo que también harían un trabajo medioambiental.

1 ¿Qué ofrecen? Soluciones biológicas y ecológicas a la industria para el manejo de desechos orgánicos en general. Por ahora se han centrado sobre todo en el sector agroganadero.

2 La solución. Bioprana ofrece una combinación de microorganismos capaces de valorizar el purín, reducir los olores y mejorar las condiciones sanitarias de los animales con un coste reducido, de unos 80 euros mensuales por cada cien animales.

3 El mercado. La empresa biotecnológica presta servicio en la actualidad a unas 600 explotaciones del norte de España, con especial presencia en Galicia, Asturias y Cataluña.

4 el futuro. Bioprana trabaja ya en nuevas vías comerciales, como el uso de bacterias para el compostaje en los viñedos y la creación de abonos de gran calidad o el uso de microorganismos en los hogares.

La combinación de microorganismos se puede utilizar con cualquier tipo de desecho orgánico, al que habría que aplicar los protocolos adecuados

Fernando Rey decidió abandonar en el año 2012 el sector de las energías renovables para centrarse en la biotecnología. | ÁNGEL LÓPEZ

Sin comentarios

Publica un comentario